Sabías que millones de personas alrededor del mundo no se escapan a las desagradables consecuencias que genera el estrés prolongado en nuestro cuerpo.

El estrés crónico, por ponerte un ejemplo, es una de las causas más importantes de cardiopatías junto con la mala alimentación y la falta de ejercicios. Sí, el estrés puede hacer que tu torrente sanguíneo se inunde de hormonas y sustancias químicas dañinas.

A continuación te muestro un dato estadístico que pienso es importante que lo sepas para que entiendas la relevancia de este tema.

¿Sabías que la mayor parte de los infartos y accidentes cerebro vasculares (derrames) ocurren en las primeras horas del lunes? Te preguntarás cuál es la razón. Sucede que los lunes en las mañanas es cuando los adultos tenemos nuestros niveles de estrés más elevados de la semana.

Los infartos son 20% más frecuentes al inicio de la semana laboral que en cualquier otro día.

Sin embargo, esto no te lo digo para aterrarte. Sino para que escuches las señales que tu cuerpo te está enviado. Y no permitas que tu estrés excesivo termine en consecuencias fatales.

Señales de que el estrés te está enfermando

Presión arterial elevada

Tal vez seas muy joven y pienses que solo a los viejitos se les sube la presión. No te engañes, lamentablemente cada vez son más las personas jóvenes diagnosticadas con presión alta. Si estás expuesto a altos niveles de estrés, con frecuencia te duele la cabeza, o sientes presión en la misma. O tal vez te zumban los oídos, deberías tomarte la presión arterial en varias ocasiones y en diversos momentos del día. Para con esto verificar que tu presión arterial no se ha visto comprometida con el exceso de estrés.

Elevación de los niveles de colesterol

Es muy probable que esta anomalía no te presente de momento ningún síntoma claro. No obstante, si estás sometido a prolongados niveles de estrés te recomiendo que te hagas una prueba del mismo, para que verifiques si tus valores están o no fuera de lo normal. De esta manera, no formaras parte del funesto grupo con enfermedades cardiovasculares generadas por el estrés.

Cambios rápidos en el peso

Te subes a la bascula y sientes que te vas a desmayar cuando ves tu peso. No lo puedes creer. Has ganado o perdido peso de una manera asombrosa, casi sin darte cuenta. Y todo esto te ha parecido que ha sucedido de la noche a la mañana. Sí, esto puede ser claramente culpa del exceso de estrés. El estrés libera una hormona que se llama cortisol (llamada popularmente la hormona del estrés). Al aumentar los niveles de cortisol en tu cuerpo también se aumenta los niveles de azúcar. Y esto altera nuestro metabolismo. Por tanto, podemos concluir que el estrés puede estimular o inhibir el apetito.

Resfriados recurrentes

Hace un mes estuviste resfriado y ayer nuevamente te levantas con dolor de garganta. Tu entorno te pregunta: "¿otra vez estás enfermo?". Ante ese comentario, reflexionas un poco y te das cuenta de que cuanto virus te pasa por el frente, entra en tu cuerpo y lo vuelve todo un caos. Es como si tu sistema inmune (tus defensas) anduviera de vacaciones. Y en realidad esto se debe a que el estrés es un "Vampiro energético". Sí, el estrés puede consumir hasta un 30% de tus defensas.

Dolores de estómago

Sientes que ya tienes un buen tiempo donde todo lo que te comes, te cae mal. Te da acidez, o se te inflama el vientre, o repites sin parar lo que te has comido o te dan cólicos o vas al baño con mayor o con menor frecuencia de lo normal. En fin, sientes que ya no puedes disfrutar de las comidas como lo hacías antes. La razón es que el estrés aumenta la producción de los jugos gástricos. Y este es el responsable de todo este caos en el sistema digestivo.

Falta de concentración

En momentos de mucho estrés tu cuerpo tiene que reaccionar rápido. Obviamente cuando estos periodos se han prolongado con el tiempo tu capacidad de concentración se altera. Ya no puedes mantener el foco como lo hacías antes. Te distraes con mucha facilidad así como también tienes problemas con tu memoria. Se te olvidan fácilmente las cosas. El exceso de cortisol (hormona del estrés) es la que merma tu concentración.

Caída de cabello

Tal vez pienses que esto no es importante. Pero créeme que si lo es. Tanto para el hombre como para la mujer. El cabello es el marco de la cara y nadie quiere despedirse por culpa del estrés de tan lindo adorno para nuestro rostro. Tu cabello tiene unos folículos, los cuales entran en un periodo de inactividad cuando el estrés prolongando gobierna tu cuerpo. Esto genera que al cabo de unos meses empiece la caída de cabello. Y como habíamos hablado antes que nuestro sistema inmune (de defensa) queda también muy expuesto con el estrés. Entonces tenemos por partida doble perdida de cabello.

Conclusión

Con estas señales que te he presentado en este artículo. Estoy más que convencida, de que si estás teniendo estos síntomas no te quedaras con brazos cruzados.

No, tú eres inteligente. Tú sabes que dejar para mañana encontrar el núcleo de lo que te está generando tanta ansiedad, solo hará que tu problema se vuelva aun más grande.

Así que es tiempo de tomar medidas. Este el momento de actuar.

¡DESCARGA ESTA GUÍA 100% GRATIS!

5 HERRAMIENTAS CIENTÍFICAMENTE PROBADAS PARA DOMINAR TU ESTRÉS

  • Mejora tu estado de ánimo.
  • Vuelve a dormir plácidamente.
  • Despierta lleno de energías positivas.
  • Para cada herramienta un APP gratuita.

X

¡Tu opinión es muy importante! Cuentáme que piensas al respecto